EL MAZDA CX-3 SE ACTUALIZA

Comparte

ABUNDANTE

 

En la era de los crossover  citadinos, de tamaño compacto  y de gran funcionalidad en medio de las ciudades de alto tráfico,  Mazda Colombia acaba de lanzar  la actualización del CX-3 con cambios estéticos importantes y mayor equipamiento, en comparación  con su antecesor de 2015.

 

 

 

 

Más que el tamaño, lo que realmente importa es la versatilidad en medio de la congestión vehicular y el equipamiento, que no solo sirve para mantenerse conectado con el trabajo o con los amigos, sino que permite salvar vidas. Mazda lo entiende de esa manera y el nuevo CX-3 recibió la actualización de producto que le faltaba, con el fin de ponerse a tono con el CX-5, la nueva generación; el Mazda 3, el MX-5, el 6 y el CX-9, que están en una posición importante del mercado Premium en Colombia y en el mundo. La evolución de este urbano compacto se aprecia en el diseño exterior, en el interior, en el equipamiento de seguridad y elementos que garantizan además la comodidad de todos los pasajeros de este vehículo, adecuado para viajes largos de vacaciones y largas jornadas de tráfico diario en ciudades de alto impacto como Medellín, Cali, Cartagena, Bucaramanga y Bogotá.

 

Con el nuevo diseño frontal, el CX-3 se pone a tono con toda la saga de Mazda. Más robusto y deportivo, este vehículo se sitúa claramente en un segmento más alto del mercado y resulta una alternativa frente a un BMW X2 o un Audi Q2, y en categorías menores como el Peugeot 2008, Citroën C 3 Aircross, el Chevrolet Tracker y el Renault Sandero Stepway.
Ahora bien, el Mazda CX-3 tiene un diferenciador muy amplio por su tecnología SkyActiv y el paquete i-Activesense que, junto con su filosofía Jinba-Ittai logran que sus vehículos tengan una experiencia de manejo diferente por la tecnología que utilizan.
Más que estar orientados al menor consumo de combustible y de emisiones contaminantes en el medio ambiente, ahora Mazda revela una serie de dispositivos que se encargan de ‘unir’ el vehículo al usuario, con el fin de aumentar la comodidad dentro del habitáculo.

El nuevo CX-3 impone nuevos parámetros en el mercado colombiano y con la incorporación de tecnologías que la marca evoluciona constantemente y que se traducen en seguridad para los usuarios de este modelo de entrada a la familia de camionetas de esta marca japonesa.

 

 

 

NUEVO CONTROL G-VECTORING

A partir de la tecnología SkyActiv aplicada al motor, al chasis y la carrocería, Mazda creó una especie de sinergia con el fin de optimizar las prestaciones de sus vehículos y, en realidad, esto es lo que hemos visto desde el 2013, en el caso de Colombia.
Pensar en un motor de una relación de compresión alta, para nuestro caso de 13,0:1, de gasolina, y corriente, era impensable. Mazda lo hizo posible y esto se traduce, no solo en un alto rendimiento de la gasolina (léase economía y autonomía), sino en unas muy bajas emisiones contaminantes para un motor de 2,0 litros de inyección directa: 146 gr/km de CO2.

Tema que hoy es importante en las ciudades de mayor tráfico en Colombia, como lo son Medellín y Bogotá, en donde las alertas por contaminación se han vuelto comunes y se requiere de motores de alta tecnología como los de Mazda. Ahora bien, en el Mazda CX-3 faltaba el control vectorial o el G-Vectoring, que es un sistema avanzado que permite controlar el torque de motor de acuerdo con el movimiento del volante y esto produce mayor agarre sobre superficies deslizantes o en el pavimento mojado, gracias a la distribución de las fuerzas G y de la carga en cada llanta.

Por eso, en una curva muy pronunciada y a un ritmo de velocidad alegre, el nuevo CX-3 mantiene el cuerpo de los ocupantes en una posición cómoda, sin balanceos molestos (sobre todo de la cabeza) y permite que la conducción sea una experiencia que una familia quiera repetir.

 

Arrow
Arrow
Slider

Lo hemos llevado por una ruta con curvas en exceso cerradas, y este auto mantiene ajustado el cuerpo de las personas, como si se viajara en un tren pegado a su carrilera. Según los ingenieros de Mazda Colombia, este es el milagro del Jinba-Ittai. Para recordar, todos estos dispositivos de Mazda empiezan a partir de la experiencia de quien conduce, de lo que siente, lo que le sucede y así anticipar cuál va a ser el comportamiento del auto, con el fin de controlarlo de manera preventiva a través del motor, el volante y el pedal del freno. Eso es lo que hace la diferencia en Mazda.

 

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *